YPF enfrenta problemas de gestión, incluyendo el monopolio del empresario macrista José «El Tano» Beraldi

Compartir

Transportes Beraldi, como proveedor de la petrolera estatal, facturó $ 157 millones durante el 2014, mientras que en 2019 llegó a $ 1.050 millones. Los problemas de gestión de la compañía impiden romper este monopolio.


Por Lucio Di Matteo

NA Noticias

En público, el personal de carrera de YPF, y sucesivamente los distintos cuadros políticos que la conducen, defiende el carácter de empresa privada de YPF, bajo la forma de sociedad anónima que cotiza tanto en la bolsa local como en la de Nueva York. En privado, la historia es diferente: muchos admiten que esto resulta una excusa para que no la controlen la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) ni la Auditoría General de la Nación (AGN), órganos de control de los poderes Ejecutivo y Legislativo respectivamente.

Por otra parte, muchas fuentes admiten que, en el costo y trato con los proveedores, la empresa paga más que petroleras privadas. Por ejemplo, armar un YPF Agro (punto de venta de combustibles, fertilizantes y semillas) en la Zona Núcleo (los campos más ricos y productivos del país) nos puede costar u$s 2 millones, mientras que un competidor paga entre 1,2 y 1,5 millones de dólares, según le consignaron a NA distintas fuentes del mercado.

Esta especie de política no escrita de proveedores, estilo «bolsillo de payaso», se profundizó desde que la empresa se volvió estatal. Aunque, con poco tiempo en la gestión, y durante era de pandemia, poca responsabilidad puede achacarse tanto al presidente, Guillermo Nielsen, como al CEO, Sergio Affronti. Sin embargo, ambos saben que la incipiente reactivación de la actividad petrolera hará más evidentes los problemas con proveedores. En especial, posibles sobreprecios y monopolios.

«El Tano» Beraldi, amigo de Macri y «Rey del Transporte»

En la lógica del sobreprecio y el monopolio, el caso que más sobresale es el de Transportes Beraldi, de José “El Tano” Beraldi, quien acompañó a Mauricio Macri durante su época política en Boca Juniors y en la última elección fue candidato a presidente del club de la ribera. Además, Beraldi tuvo un mal recordado paso por Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), donde acumuló tensiones con los socios y hasta denuncias.

En YPF, su empresa tiene el monopolio de la «última milla» entre los depósitos de arena y los yacimientos de Vaca Muerta. Como se sabe, la explotación petrolera en general, y la no convencional en particular, requieren de la arena como insumo. Por Añelo, el pueblo que es sinónimo de Vaca Muerta, sólo se ven camiones de Transportes Beraldi, como el de la foto. En YPF admiten que prefieren partir ese monopolio, dándole la oportunidad a diversos contratistas, que compitan por precios y tengan desarrollo regional.

“El Tano”, padre también de un ex jugador de fútbol que pasó por Chicago y Huracán, tiene su empresa de transporte hace décadas. Pero su era dorada en YPF llegó cuando Mauricio Macri era presidente. Pasó de facturarle a YPF de $ 157 millones en 2014, a $ 1.050 millones en 2019, un incremento del 568%. Muy por encima de la inflación acumulada en el período.

La vuelta a la producción petrolera plena, además de la problemática del precio (estaría aprobado un aumento del 7% en los combustibles), tiene la vinculada a los costos. El caso Beraldi es un ejemplo, entre muchos, de lo comprometidas que están las cuentas de la petrolera estatal. Aunque la escasa difusión y comprensión de los mismos lo disimule.



Compartir