Viviana Saccone: «Me encaran muchos hombres en las redes, pero personalmente se inhiben»

Viviana Saccone
Compartir

Mientras se prepara para su debut como cantante en «Pretextos 2020», la actriz cuenta cómo vive la cuarentena y se ríe de las repercusiones sobre su vida privada.

Viviana Saccone (52) tenía planeado un 2020 cargado de proyectos laborales: teatro, ficción y hasta se iba a animar a participar en el “Bailando”. Sin embargo, a raíz de la irrupción de la pandemia, se vio obligada buscar otras alternativas. Después de mucho pensarlo, se preparar para debutar como cantante en “Pretextos”, un show que dará vía streaming acompañada por el pianista Pablo Citarella. “Es algo nuevo por completo, que hacía rato que estaba dando vueltas en mi vida desde el deseo y se dieron las cosas de alguna manera para que se pueda concretar ahora. Es un primer acercamiento a la música y voy a iniciarme en mostrar lo que vengo haciendo y concretar un sueño que es este deseo de empezar a cantar. Va a ser muy íntimo, casi un ensayo de lo que se va a venir más adelante”, explica la actriz en diálogo con Noticias Argentinas.

– ¿Se podría decir que vas a iniciar tu carrera como cantante?

-Me da un poco de vértigo pensarlo, pero el deseo está desde que era adolescente, pero a la vez era una frustración. Una parte de mí creía que era imposible, que ya estaba, pero después empecé a estudiar canto y a involucrarme y participar sin pensar en hacerlo públicamente. Lo hacía para mí y porque para una actriz siempre es importante trabajar la voz. Las cosas se fueron dando así, conocí músicos que me impulsaron a que lo hiciera y fue medio inesperado, pero súper bienvenido. Y creo que los shows vía streaming llegaron para quedarse.

– Muchos proyectos laborales que tenías para este año quedaron truncos, ¿lo sufrís económicamente?

-Por supuesto que sí. Este país no es Hollywood, donde una hace una ficción y se puede dar el lujo de estar un montón de tiempo sin trabajar porque cobró fortuna. Acá es indispensable tener una continuidad en el trabajo y es difícil, pero le sigo poniendo el pecho para todos. Si te quedás en la queja, en la angustia y la preocupación es muy difícil encontrar las puntas para seguir avanzando. Me interesa seguir moviéndome y por ejemplo, con una amiga creamos una sociedad que se llama Somos Majas y empezamos a representar a actores. Así que estamos con muchas ideas.

– ¿Cómo llevás la cuarentena?

-Más o menos como todo el mundo, con momentos mejores que otros, tratando de cuidarme y cuidar a mi familia todo lo que puedo y con la necesidad de empezar a salir un poco, tomando los recaudos necesarios. También estoy generando nuevas fuentes laborales: empecé a dar clases de manera virtual, que es algo que no lo había pensado nunca.

– Hace casi dos años estás soltera, ¿tenés ganas de estar en pareja?

-Me gusta enamorarme y estar en pareja cuando crecés con el otro y se da un ida y vuelta de disfrute. Es un estado que me guste, pero no lo necesito ni lo busco desesperadamente. Creo que esas cosas llegan de manera natural. A veces me pregunto si podría volver a convivir con alguien, y no cierro la puerta, pero tampoco tengo en claro que lo desee.

– Lo tomás con tranquilidad.

Sí, porque estoy muy bien conmigo, con mi vida, con mis proyectos, con mis hijas. Siento que mi vida tiene cada día mucho y si aparece alguien con quien quiera compartirlo es genial, pero no necesito llenar ningún hueco. Estoy bárbara y me amo mucho a mí.

– Desde que blanqueaste tu relación con Santiago García Rosa (27) todo lo que digas sobre tu vida amorosa es noticia, ¿te choca que pase esto después de tantos años de carrera?

-No, me divierte. Es inesperado porque es algo que me pasa ahora, pasados los cincuenta, y no me pasó a los veinte. Qué sé yo… Me divierte y creo que está bueno. Por ahí en otra etapa de mi vida me hubiera molestado, pero ahora no.

– Dijiste que estabas dispuesta a unirte a las apps de citas y se armó un revuelo.

-Sí, dije que no me importaría estar en Tinder, pero no que lo uso. Lo aclaro por si aparece alguien con mi foto en su perfil. Lo que dije es que no tengo ningún prejuicio y que, llegado el caso, lo usaría. Pepe Cibrián me quiere convencer para que lo use (se ríe). Todavía no me pintó, pero tengo un montón de conocidos que han formado pareja así. Me parece una herramienta muy buena para que la gente se acerque.

–Más de uno habrá entrado a Tinder para chequear si estabas.

-¡Pero olvidate! Me escriben por Instagram para decirme que no encuentran mi perfil.

– ¿Le das importancia a las opiniones ajenas?

-Poco. Quizás me detengo en algo si me resulta ofensivo, pero son solo dos minutos. Lo que trato de entender es que cada uno da lo que tiene, da lo que puede y ve según sus propias limitaciones. Entonces, cuando alguien me dice algo chiquito de pensamiento tiene que ver con su posibilidad de ver, no conmigo. No lo tomo personal si no me conocen.

– ¿Sentís que ser famosa te resta a la hora de conocer a alguien?

-Es raro, porque por un lado en las redes explota de gente que me quiere conocer, pero es toda una fantasía, ni siquiera le doy un sentido real. Son halagos y cañitas que la gente tira al aire, pero personalmente se inhiben. Me ha pasado de estar en una fiesta y que se acerque a un hombre y me diga: “¿Qué tengo que hacer para conquistar a una mujer como vos?” y siguiera su camino. A lo mejor si no fuera conocida sería muy fácil. En mi caso, para que encare a alguien, tiene que gustarme mucho.

Por Belén Canonico.



Compartir