Hoy, Maria del Carmen Saule

María del Carmen Saule

María del Carmen Saule

Agradeciéndote  tu gentil  colaboración  para nuestro espacio  en el portal Radio Villa Mantero comienzo por preguntarte  de dónde eres ¿Tu familia es originaria de allí? ¿Me cuentas algo de tus antepasados?

Nací en lo que ahora es CABA. Viví en un pueblito de la provincia de Buenos Aires: Mariano Acosta.

Mi padre era uruguayo y mi madre entrerriana.

En uno de mis versos digo: “Soy hija de dos desarraigos”. Desde niña me sentí como ellos, con las raíces al aire.

Mi bisabuelo paterno fue uno de los tantos italianos migrantes. Él ancló sus sueños en República Oriental del Uruguay. Formó una gran familia. Eran trabajadores rurales.

Un día mi padre cruzó el charco, armó su familia en Argentina.

Mi amada Concepción del Uruguay es el lugar donde encontré el amor de mi vida y donde ahora se crían mis dos nietas.

Hoy puedo sentir que tengo mis raíces afirmadas aquí. Esto es para mí una enorme bendición.

¿Cuáles son tus más gratos recuerdos de tu niñez y adolescencia?

El escenario de mi niñez es una casa antigua de campo, rodeada de aromos, pinos, acacias, ciruelos, violetas silvestres y pájaros; un gran pizarrón en la galería de la casa donde jugaba a ser maestra con mi hermano y mis muñecas como alumnos, la huerta de mi padre, las meriendas con pan y manteca, las luciérnagas y el sol de noche.

Era una niña observadora y de pocas palabras, muy parecida a mi padre.

Siendo adolescente cursé la secundaria en el pueblo vecino: Marcos Paz.

De mi adolescencia tengo buenos recuerdos, pero siempre me han  deslumbrado los pormenorizados recuerdos de la infancia.

¿Cuándo y cómo  comenzaste a escribir?

Siempre me gustó observar, leer y escribir.

Mi profesión de maestra, mis necesidades espirituales y mi pena por el injusto sufrimiento de buena parte de nuestra sociedad, me permitió leer sobre muchos temas, pero comencé a escribir con regularidad hace diez años.

¿Qué  o quién te incentivó en tus comienzo?

Mi madre vivió la última etapa de su vida con mi familia y yo. Sus dos últimos años de vida fueron un tiempo de intenso y difícil aprendizaje: la declinación de la vida no es igual para todos.

Para ella fue experimentar el dolor físico y la demencia. Tuvimos el privilegio de acompañarla hasta el final. Fue ella quien, sin decirme una sola palabra me creó el clima propicio para que yo necesitara desesperadamente escribir, a tal punto que primero lo hacía sin que mi familia lo supiera.

Tenía mucho pudor de confesar que estaba intentando escribir. Envié algunos poemas a concursos como para autoevaluarme y me resultó un estímulo que algunos salieran en antologías.

Mamá se fue, pero me dejó el coraje y la persistencia para empezar a aprender este maravilloso oficio.

¿Qué escribes? ¿Poemas, Cuentos?

Mi predilección son los poemas, pero he escrito algunos cuentos.

¿En dónde publicas? ¿Me cuentas de tus libros? ¿Cómo trabajaste en ellos? ¿Fue difícil publicar el primero?

En dos mil diecinueve publiqué mi primer libro con Editorial Dunken.

Muchos de los poemas  tienen mucho que ver con lo que les conté antes: niñez, nostalgia, vida, muerte y esperanza.

El libro se llama “DIVERSAS LLUVIAS”. Fue presentado en la Biblioteca Popular “EL PORVENIR”, lugar donde me recibieron con gran calidez.

Fue para mí un acontecimiento para no olvidar: familia y amigos escuchando mis poemas.

Todo el proceso de la publicación fue vía internet. Esa cuestión se me hizo difícil, teniendo en cuenta que además fue mi primer “hijo de papel”. También ese fue un gran aprendizaje.

¿Qué satisfacciones te ha dado la literatura? ¿Cuáles tu autor preferido?

Lo que más me conmueve de escribir es el compartir con otros, revelar mis emociones, dudas, sueños y sobre todo, la esperanza.

Mi guarida poética es el taller “Poseía la Poesía” que organiza desde hace varios años Natalia Marcó (socióloga/escritora).

Allí varios escritores nos juntamos para aprender unos de otros, y maravillarnos con las obras de tantos otros escritores que nos parecen inalcanzables, pero a la vez nos inspiran.

¿Qué autores prefiero? En general me gusta leer autores de habla hispana contemporáneos.

Algunos que he leído con enorme placer: Juan Gelman, Hamlet Lima Quintana, Boccanera, Hugo Mujica, Raquel Lanceros entre otros.

¿Qué esperas  a futuro para ti, para la literatura  y para la humanidad?

En estos últimos tiempos estoy aprendiendo a  ser agradecida por cada momento vivido. Me gusta la idea de dejarme sorprender por la vida.

Deseo que quienes escribimos tengamos más espacios para decir lo que pensamos y sentimos, por eso este reportaje fue para mí una grata sorpresa y una oportunidad para el encuentro humano a través de la literatura, que agradezco enormemente.

La humanidad está pasando una época desordenada incierta, violenta. Yo deseo que todas las personas nobles, pacificadoras, constructoras de puentes, tengan valentía para seguir trabajando por el bien de todos; que salgan a la luz y opaquen a los que endiosan el poder y el dinero, a los que destruyen la naturaleza y la paz.

Déjame una reflexión final sobe lo que tú quieras, para remarcar algo que creas importante en esta nota o para decir algo sobre lo que no haya preguntado.

¡Qué alentador es encontrar espacios como este, donde libremente nos expresamos y nos comunicamos unos con otros! ¡Gracias mil!

SOLES Y TORMENTAS

Las historias no son lisas,

llanas, perfectas. Sufren

inesperados derrumbes

en sus laderas.

Van y vienen

alternando soles y tormentas.

Son

lo que cada una es

y tienen un final impredecible.

Todo tiene un origen, una furtiva semilla

que en algún sitio anida

y tras una inexplicable escaramuza

rompe tegumento,

sale a luz,

germina,

crece,

fructifica,

declina,

vuelve al punto de partida.

Autora: María del Carmen Saule

Del poemario “Diversas Lluvias”

Editorial Dunken


Compartir
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Villa Mantero Noticias
Hola !
Puedes comunicarte con nosotros aquí