El espacio de Elías Almada Presenta |Día del Maestro|

Foto: La Voz de Casilda

Compartir

Por Elías Almada

Escritor
Email: almada-22@hotmail.com

          El 11 de septiembre de 1888 fallece en Asunción, Paraguay, Domingo Faustino Sarmiento, personalidad polémica, quizás como ninguna otra, de la política argentina, como escritor se le atribuye dar nacimiento a la literatura Argentina con su obra “Facundo”, si bien desde el 1500 tenemos antecedentes literarios,  su contribución fundamental a la educación está dada por la creación de las “Escuelas Normales de Maestros” paso trascendental que permitiría la formación metodológica de las generaciones de docentes que se encargarían de instruir al pueblo, como así mismo de la creación del Colegio Militar de la Nación, con el objetivo de formar profesionalmente a los oficiales de nuestro Ejército, fue en 1945 que en homenaje a Sarmiento y en reconocimiento a labor de todos los maestros el presidente de facto Edelmiro J. Farrel estable este día para homenajearlos.

          Pero no fue  Sarmiento el primero ni el único en preocuparse por la educación antes de él existieron otros  y luego de él  también, que realizaron grandes obras por la educación Argentina.

          Manuel Belgrano fue  el primero en desarrollar un plan de educación gratuito y obligatorio, en el que encomendaba  a los jueces la tarea de imponer a los padres que enviaran a sus hijos a la escuela, dándole especial atención a la creación de escuelas “en la campiña”, la educación de las niñas, la creación de una escuela náutica y otra de dibujo de manera que los alumnos adquirieran habilidades que les permitieran además desarrolla mejor sus conocimientos de geografía, los primeros antecedentes para la creación de la facultad de agronomía también surgen del plan de Belgrano.

          El mismo Libertador, Gral. José de San Martin  cuando fue Gobernador Intendente de Cuyo se preocupó por la educación, desarrollo un plan integral que iba más allá de la mera formación y preparación del futuro Ejercito de Los Andes. Expresa Felipe Piña a tal efecto “Su política integral iba desde medidas impositivas, para que pagaran más los que más tenían, el desarrollo de la industria, la educación, la salud pública, hasta el sistema carcelario.” Aunque en el aspecto educativo su obra se pudo desarrollar más completamente en el Perú, donde crea La Biblioteca Nacional  y la Primer Escuela Normal de Maestros hoy Universidad Nacional de Educación, dicha fundación se da el 6 de julio de 1822 y por tal motivo los peruanos celebran ese día como el del maestro.

         Nuestra Entre Ríos, tuvo en Francisco Ramírez un primer gran impulsor de la educación, en el período que duro su efímera República de Entre Ríos creo 20 escuelas  (8 en Corrientes y 12 en nuestra provincia), luego Justo José de Urquiza en 1848 da un gran paso al futuro con la concreción de su proyecto del hoy Histórico Colegio Nacional del Uruguay.

        Y desde la impronta del Histórico y otras instituciones surgieron, hombres que  trascendieron  la provincia, el más importante sin dudas Onésimo Leguizamón ( oriundo de Gualeguay ex alumno del Colegio J.J. De Urquiza), presidente del Congreso Pedagógico Sudamericano en Buenos Aires en 1882,que sentó las bases para la primera Ley de Educación Nacional, la Ley 1420, de la que fue autor y presentante de la misma en el Senado de la Nación, previamente entre los años1874 a 1877 fue ministro de Justicia e Instrucción pública del presidente Nicolás Avellaneda ( con quien mantenía diferencia sobre el modelo educativo a implementar, pero Avellaneda sostuvo que lo designo pues en educación debían estar los mejor y Leguizamón era sin dudas el mejor). Desde ese cargo fundó escuelas normales para señoritas, reformó el currículum de los colegios nacionales, reguló el establecimiento de escuelas agropecuarias –fundó varias– y se destacó en su puesto al punto de generar celos en el ex presidente Sarmiento. No cabe ninguna duda, haciendo un balance, de los efectos de las diferentes gestiones que Onésimo Leguizamón es el Ministro de Educación (Instrucción Pública como era antes el cargo) más trascendental de la historia Argentina.

         Osvaldo Magnasco, nacido en Gualeguaychú, otro ex alumno del Colegio Nacional del Uruguay, entre 1898 y 1901 se desempeñó al frente del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, propicio, desde su cargo, importantes cambios en la educación secundaria, sobre todo diversificándola, dándole real impulso a la educación técnica y agrotecnica, impulsó  una ley específica al respecto,  enfrentó una gran oposición al pretender transformar algunas escuelas normales en técnicas,  como así también en su propuesta de que las provincias pasaran a controlar la educación secundaria, a la que se proponía modernizar, haciéndola más popular, pues consideraba que en ese entonces estaba reservada solo para un élite, sus esfuerzos fueron vanos, y al acercarse políticamente Roca y Mitre , a quien había atacado duramente, renuncio al ministerio , retirándose de la política y dedicándose  a la docencia en la Universidad de Buenos Aires , queda como destacado de sus gestión el importante número de escuelas técnicas y agrotecnicas que fundó.

        Finalmente es destacable la tarea al frente del Ministerio de Educación y Justicia, por parte de otro “gualeyo”, Luis Rafael Mac Kay, impulsor de la ley que creo el Estatuto del Docente. Su mandato se centró en varias líneas educativas simultáneas: se multiplicaron las escuelas de educación técnica, se dio aliento al INTI, al INTA, al Consejo Nacional de Educación Técnica (CONET) con representación estatal, patronal y sindical, y al Conicet, presidido por el Premio Nobel Bernardo Houssay, también durante su gestión se habilitó a las universidades privadas – en su mayoría católicas – a emitir títulos profesionales.

       Reconocer a quienes dejaron su impronta en la educación de nuestra Patria, es una necesidad de hombres de bien, sobre todo destacando el aporte de nuestros comprovincianos, es necesario que se sepa quiénes fueron y que hicieron.



Compartir