El espacio de Elias Almada Presenta |100 años de la radiofonía argentina|

27 de agosto Día de la Radio en la Argentina
Compartir

Por Elías Almada

Escritor
almada-22@hotmail.com

           “Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo Wagner, ‘Parsifal’, con la actuación del tenor Maestri, el barítono Aldo Rossi Morelli y la soprano argentina Sara César, todos con la orquesta del teatro Costanzi de Roma, dirigida por el maestro Félix von Weingarten”.


Estas fueron las primeras palabras que un argentino –Enrique Susini– dijo frente a un micrófono de radio. Eran las nueve de la noche del 27 de agosto de 1920.

Y aunque esa primera transmisión en el país, desde la terraza del Teatro Coliseo, sería escuchada por menos de 100 personas, marcaría un hito en la historia de la radiofonía mundial y cambiaría para siempre la vida cotidiana de los argentinos.

Varios años antes cuando  Argentina celebraba el centenario de la Revolución de Mayo  el italiano Guillermo Marconi, inventor del “telégrafo sin hilos”, llegó a Buenos Aires para continuar sus investigaciones en la materia.

Desarrolló en nuestra tierra varias pruebas de transmisión, utilizando un barrilete con el que se remontaba una antena.

Así, consiguió tomar contacto con Irlanda y Canadá, esto entusiasmo a un grupo de jóvenes a participar de la aventura de buscar hacer una transmisión radial en nuestro país, entre los que asistieron  a las conferencias de Marconi se destacaron Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica ; y si bien con la primer guerra mundial el tema de las comunicaciones paso a ser desarrollado en secreto, Susini aprovecho una tarea encomendada por la Armada  en Francia y de ese viaje regresó  con equipos de 5 kw que habían sido usados por el ejército francés. Pero también tuvieron sus contratiempos, Carranza fue obligado a desmontar la antena de radio que tenía en la terraza en su casa de Libertad y Paraguay por ser sospechoso de pasar datos a los barcos alemanes.

Aquel  27 de agosto histórico, los jóvenes habían agregado una bocina para sordos a un micrófono y juntos a un transmisor de 5 vatios, casi atado con alambres, trepados a la azotea del Coliseo, volvieron su sueño realidad. La transmisión fue realizada de manera exitosa, aunque solo la escucharon los pocos que poseían auriculares “a galena” en Buenos Aires.

A partir de ese momento, las emisiones se sucedieron sin interrupciones.

Al día siguiente, se transmitieron las óperas Aída, Parsifal nuevamente y, a la noche, Iris.

Ese acontecimiento originó  la primera licencia de la radiodifusión nacional: LOR, Radio Argentina, que transmitiría regularmente desde diversos teatros, incluyendo el  Colón, lo que resaltaba los deseos de los cuatro jóvenes de difundir el arte y la cultura.

Poco tiempo después, vendieron Radio Argentina y crearon Vía Radiar, una empresa dedicada a las comunicaciones de larga distancia.

Y en 1930 recibieron una importantísima suma por esa compañía y la invirtieron en la creación de los estudios Lúminton, uno de los fundamentos del cine argentino.

A raíz de su trasmisión desde la terraza del Teatro Coliseo se ganaron el mote  de “Los locos de la azotea”

¿Los primeros?

Mucha gente, en Europa y EEUU, realizaban por la época transmisiones radiales experimentales de todo tipo.

Pero en los EEUU, el primer “programa” de radio, para informar desde Pittsburg a Nueva York los resultados de las presidenciales fue en el mes de noviembre de 1920, lo que coloca a los argentinos como los primeros indiscutidos.

Tanto así, que salieron en todos los diarios, Radio Argentina fue la primera en cubrir en directo una asunción presidencial, la de Marcelo T. de Alvear en 1922, cuando la emisora ya tenía un noticiero y varios locutores.

Para esa época había al menos una decena más de radios en Buenos Aires, entre las que Argentina era la abanderada, que ya comenzaban a atraer multitudes difundiendo tango y folklore y transmitiendo espectáculos deportivos, principalmente boxeo y fútbol, que a su vez en 1931 se hacía profesional.

Los locos después de la azotea: Quienes fueron, que hicieron:

Enrique Susini era médico y Miguel Mujica,  Cesar  Guerrico  y  Luis Romero Carranza estudiantes de medicina

Enrique Susini, Nacido en Gualeguay, provincia de Entre Ríos, además de médico, fue músico y compositor, profesor de canto y violín, y llegó a ser director del Teatro Colón, Luego de poner en escena la ópera Oberón en 1938 en el Teatro Reale en Roma, y ante la gran aclamación de los críticos, fue llamado a trabajar como director de La Scala en Milán.

Siguiendo su carrera en los medios, también fue fundador de los estudios de cine Lúminton, donde  filmó la segunda película sonora  realizada en  nuestro país “Los Tres berretines” en 1933, también dirigió una película con Lola Membrives como protagonista, “La chismosa” (1938) con la que obtuvo la primera distinción internacional para el cine argentino en el Festival de Venecia.  En 1941 filma “El Embrujo”  siendo director, guionista y compositor de la musca  del mismo, formó parte de la Época de Oro del cine nacional, en sus estudios de realizaron 99 películas hasta el año 1957.. Trabajó en el Teatro Argentino de La Plata.

Durante su vida, Susini fue autor de más de 70 obras teatrales, recibiendo el Premio Nacional de Cultura en 1951 por su comedia “En un viejo patio porteño”.

Además, fue el primer director general de Canal 7, y en 1962 fundó la compañía cooperativa de teléfonos de Pinamar, TELPIN, abriendo camino a toda una serie de pequeñas compañías locales que seguirían sus pasos en Argentina.

TELPIN aún existe como una compañía moderna de telecomunicaciones ofreciendo un amplio abanico de servicios de telefonía, Internet y, siguiendo con la genética de su fundador, televisión por IP (IPTV) poniéndola a la vanguardia en innovación tecnológica.

El arte, la ciencia y la innovación fueron las grandes pasiones de este hombre tan singular y multifacético, precursor, inventor, investigador científico, empresario, réggiseur y promotor cultural, que en 1925 conoció a Albert Einstein.

Miguel Mujica también fue médico y llegó a ser ministro de Comunicaciones durante el gobierno de Frondizi.

César Guerrico fue un médico de renombre y director de radio Splendid.  T.F. Grand Splendid Theatre comenzó a transmitir desde un estudio en altos del Cine Teatro Gran Splendid el 23 de mayo de 1923, por incitativa de Benjamín Gaché y del ingeniero Antonio Devoto.

Ponía al aire audiciones periódicas de música clásica y bailable de conjuntos bajo la dirección de los maestros Marechal y Castellano. 

A partir de 1941 desarrolló -junto al reconocido empresario Jaime Yankelevich- su cadena nacional con estaciones en las principales ciudades del país, llamada Red Argentina de Emisoras Splendid.

Yankelevich era además el dueño de radio Belgrano, y fue uno de los grandes impulsores de la radiofonía en el interior del país, es así que 8 de julio de 1945 en la ciudad de Paraná  LT 14 Radio Gral. Urquiza y LT 15 Radio Concordia comienzan a funcionar aunque las ceremonias oficiales  de inauguración se realizan el 8 en Paraná y el 9 en Concordia. 

En 1951, el 29 de septiembre  comienza  sus trasmisiones LT 11 Radio Gral., Ramírez de Concepción del Uruguay, tras un intento fallido del 15 del mismo mes por un desperfecto del transformador de energía.

Luis Romero Carranza se convirtió en radiólogo y fundó la primera fábrica de celuloide virgen para cine. Patentó el sistema de grabación de sonido y el micrófono de velocidad.

A través del tiempo La Radio ha sido la que ha llevado a miles de  hogares a lo largo y ancho  del país, alegrías y tristezas, en la voz de sus informativistas, ha dado a conocer a un sinnúmero de productos en las  de sus locutores, nos ha hecho vibrar en las cuerdas de sus relatores y comentaristas deportivos, los ha llenado de música y tocado sus emociones más profundas en aquellos recordados radioteatros, aún presentes. La radio esa companìa por más de 100 años que con sus transformaciones y adecuaciones sigue vigente.



Compartir