El me­tano emi­ti­do por com­bus­ti­bles fó­si­les ha sido sub­es­ti­ma­do

El me­tano emi­ti­do por com­bus­ti­bles fó­si­les ha sido sub­es­ti­ma­do

19 febrero 2020 Off By Redacción Villa Mantero Noticias
Tiempo aproximado de lectura:3 Minutos, 31 Segundos

El aná­li­sis, pu­bli­ca­do el 19 de fe­bre­ro en la re­vis­ta “Na­tu­re“, mi­dió el me­tano pre­sen­te en mues­tras an­ti­guas de aire para eva­luar los ni­ve­les de emi­sión de este po­de­ro­so gas de efec­to in­ver­na­de­ro; que es uno de los gran­des fac­to­res que ori­gi­na el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras glo­ba­les.

Las emi­sio­nes de me­tano a la at­mós­fe­ra han au­men­ta­do apro­xi­ma­da­men­te un 150 % en los úl­ti­mos tres si­glos; pero has­ta aho­ra ha sido di­fí­cil de­ter­mi­nar exac­ta­men­te dón­de se ori­gi­nan es­tas emi­sio­nes.

El me­tano es el se­gun­do ma­yor gas an­tro­po­gé­ni­co (ori­gi­na­do por la ac­tua­ción hu­ma­na) que con­tri­bu­ye al ca­len­ta­mien­to glo­bal, des­pués del dió­xi­do de car­bono (CO2). En com­pa­ra­ción con éste úl­ti­mo, y con otros ga­ses que re­tie­nen el ca­lor, tie­ne una vida útil re­la­ti­va­men­te cor­ta, ya que dura un pro­me­dio de nue­ve años en la at­mós­fe­ra.

El CO2, en cam­bio, pue­de per­du­rar du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te un si­glo, lo que con­vier­te al me­tano, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, en un gas es­pe­cial­men­te ade­cua­do para en­fo­car las ac­tua­cio­nes di­ri­gi­das a fre­nar la emer­gen­cia cli­má­ti­ca en el cor­to pla­zo.

El di­rec­tor del es­tu­dio, Ben­ja­min Hmiel, des­ta­có la im­por­tan­cia de es­tu­diar el me­tano por­que la re­duc­ción de sus emi­sio­nes “se re­fle­ja­rá más rá­pi­da­men­te” en el pla­ne­ta.

“La apli­ca­ción de nor­mas de emi­sión de me­tano más es­tric­tas en la in­dus­tria de los com­bus­ti­bles fó­si­les ten­drá el po­ten­cial de re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal fu­tu­ro en ma­yor me­di­da de lo que se pen­sa­ba”, afir­mó Hmiel.

So­bre el me­tano

El me­tano emi­ti­do a la at­mós­fe­ra se pue­de cla­si­fi­car en dos ca­te­go­rías, fó­sil y bio­ló­gi­co, en fun­ción de la hue­lla que con­tie­ne de car­bono-14, un isó­to­po ra­diac­ti­vo raro.

El me­tano fó­sil, que es el foco de este es­tu­dio, pue­de emi­tir­se a tra­vés de fil­tra­cio­nes geo­ló­gi­cas na­tu­ra­les o como re­sul­ta­do de la ex­trac­ción y el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les por par­te de los hu­ma­nos;  in­clui­dos el pe­tró­leo, el gas y el car­bón.

El me­tano bio­ló­gi­co está en con­tac­to con plan­tas y vida sil­ves­tre en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta. Se pue­de li­be­rar de for­ma na­tu­ral de fuen­tes como los hu­me­da­les o de fuen­tes an­tro­po­gé­ni­cas como la ac­ti­vi­dad agra­ria y ga­na­de­ra.

Por: EFE Fuente: NCC Noticias de Iberoamérica


0 0