En medio de la “tormenta perfecta”, un economista explicó por qué el dólar a $60 “es razonable”


El economista y periodista Maximiliano Montenegro explicó en Aire de Santa Fe las últimas declaraciones del candidato presidencial Alberto Fernández sobre que “el dólar a $60 está bien” y dijo que la moneda estadounidense en ese valor “es competitiva”.


Este jueves, Alberto Fernández sacudió la mañana de los mercados al opinar que “el dólar a $60 es razonable”, una declaración que sorprendió ya que cada centavo que aumenta la divisa norteamericana significa una mayor devaluación del peso y, por ende, de los salarios de los trabajadores argentinos, sector al que el Frente de Todos apunta especialmente en su campaña electoral. En entrevista con Aire de Santa Fe, el economista y periodista Maximiliano Montenegro explicó las últimas afirmaciones del candidato a presidente.

““Creo que las declaraciones de Alberto Fernández tienen que ver con lo que habló ayer con Mauricio Macri” indicó. Según Montenegro, si comparamos la situación de Argentina entre el período 2003-2006, con la inflación de ese momento y un dólar que trepó a $3, el dólar que tenemos hoy “es competitivo”.

Y detalló: “El dólar a $60, en términos reales, es mucho más alto que el que tenía Macri en septiembre del año pasado en el pico de la crisis anterior. Hoy sería un dólar a $54”.

En este sentido, la disparada de la moneda norteamericana fue mayor que la del año pasado en ese mes, pero no sucedió lo mismo si lo comparamos con el período de gobierno de Néstor Kirchner.

En medio de la “tormenta perfecta”, un economista explicó por qué el dólar a $60 “es razonable”
En medio de la “tormenta perfecta”, un economista explicó por qué el dólar a $60 “es razonable”

El dólar de hoy, “todavía está por debajo del dólar que tuvo Kirchner en 2003 – 2006 cuando llegó a $3 que, si uno le aplica la inflación que hubo en ese período, sería hoy un dólar de entre $72 y $74”. Es decir, para Montenegro, el dólar a $60 “está bien” si lo comparamos con la situación de Argentina en aquellos años, que situaría a la divisa extranjera hoy en al menos $72.

“Lo que transmite Alberto Fernández con esto es que si sigue subiendo el dólar tiene que ver con la desconfianzatotal, porque si se lograra estabilizar la situación en estos valores, este dólar es en términos reales un dólar que puede ayudar mucho a las exportaciones porque es un dólar competitivo para la Argentina”, remarcó.

Pero hay un problema de desconfianza para el economista.

“El temor que hay es no sólo de los inversores de afuera que temen que Alberto Fernández no vaya a pagar la deuda sino que está el problema de los ahorristas locales que están desconfiados con las altísimas tasas de interés. Temen no sólo de lo que está por venir sino también del presente”.

La “tormenta perfecta”

Montenegro dijo que el presente de la gestión de Mauricio Macri y el pasado que persigue a Alberto Fernández por haber sido funcionario kirchnerista “son la tormenta perfecta” para desatar la incertidumbre de hoy en el país.

De esta manera, el  economista explicó que: “La devaluación que hizo Macri el año pasado y el haber mantenido el dólar este año, atrasó la inflación para mejorar las perspectivas en la campaña electoral”.

A esto hay que sumarle los dichos de Fernández, que si bien planteó que no quiere entrar en default y va a pagar la deuda, dijo que el país “tiene que cambiar su modelo económico”.

“Macri empieza a perder credibilidad y Alberto arrastra temores por la última etapa del kirchnerismo, fundamentalmente por el cepo al dólar” contó Montenegro.

Todo esto “se conjuga en una especie de tormenta perfecta entre el presente que se va y el recuerdo del que viene. Además, no se sabe cómo van a estar las reservas el 10 de diciembre”.

Fuente: Aire de Santa Fé


Next Post

Vamos "por los votos, por el alma y el corazón de los que creen en la libertad, dijo Patricia Bullrich

La ministra de Seguridad y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, fueron los funcionarios del gobierno encargados de hablar con la prensa tras la finalización […]