12 DE ENERO DE 1920.MUERE CAYETANO ALBERTO SILVA.

Compartir

Por Elías Almada

Escritor
E-mail: almada-22@hotmail.com

Fue un músico uruguayo, con ascendencia africana y nacionalizado argentino, autor entre otras de la famosa marcha San Lorenzo.

El 8 de julio de 1901, en su casa de Venado Tuerto, compone una marcha que dedica al coronel Pablo Ricchieri, ministro de Guerra de la Nación en ese entonces.

Ricchieri le agradeció el homenaje, pero le pidió que le cambie el título por «San Lorenzo», población donde él había nacido. La marcha se interpretó por primera vez en un acto público el 30 de octubre de 1902 en dicha ciudad, en las cercanías del histórico Convento de San Carlos donde se gestó la batalla.

Ese día la marcha fue designada Marcha oficial del Ejército Argentino.

Dos días después Silva vuelve a ejecutarla al inaugurarse el monumento al General San Martín en la ciudad de Santa Fe, con asistencia del presidente Julio Argentino Roca y de Riccheri.

Silva fue también empleado policial, pero al morir por serios problemas de salud en Rosario, en 1920, la policía le negó sepultura en el Panteón Policial por ser negro y fue sepultado sin nombre.

Sin embargo, sus restos fueron trasladados en 1997 al Cementerio Municipal de Venado Tuerto a través de gestiones efectuadas por la Asociación Amigos de la Casa Histórica Cayetano A. Silva.

Esta casa, sede del museo regional, archivo histórico, y sede de la Banda Municipal «Cayetano A. Silva», tiene domicilio en Maipú 966, Venado Tuerto, y es en la que vivió el compositor.


(De Granaderos Bicentenarios. Página del historiador Roberto Colimodio Galloso)

Marcha de San Lorenzo

Febo asoma; ya sus rayos

iluminan el histórico convento;

tras los muros, sordos ruidos

oír se dejan de corceles y de acero.

Son las huestes que prepara

San Martín para luchar en San Lorenzo;

el clarín estridente sonó

y la voz del gran jefe

a la carga ordenó.

Avanza el enemigo

a paso redoblado,

al viento desplegado

su rojo pabellón.

Y nuestros granaderos,

aliados de la gloria,

inscriben en la historia

su página mejor.

Cabral, soldado heroico,

cubriéndose de gloria,

cual precio a la victoria,

su vida rinde, haciéndose inmortal.

Y allí salvó su arrojo,

la libertad naciente

de medio continente.

¡Honor, honor al gran Cabral!

Letra:  Carlos Javier Benielli

Música: Cayetano Silva



Compartir
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Villa Mantero Noticias
Hola !
Puedes comunicarte con nosotros aquí