Con la cáscara de girasol producen hongos y biofertilizantes


De cada 100 unidades de semillas de girasol, una aceitera genera 10 unidades de cáscara de girasol, 42 unidades de aceite y 46 unidades de pellet para forraje.


De esta manera, el procesamiento de los granos de girasol asegura un gran volumen de cáscara que puede emplearse como materia prima de nuevos procesos más convenientes en términos de sustentabilidad. Actualmente, las aceiteras emplean este residuo como combustible para generar el vapor que requiere el tratamiento del grano para la extracción de aceite. Además se utiliza como insumo para elaborar pellets destinados a nutrición animal y confeccionar camas en producciones aviares.

Con el objetivo de ampliar el aprovechamiento de la cáscara de girasol, investigadores del INTA y del Conicet reutilizaron los residuos que generan las aceiteras ubicadas en el puerto de Bahía Blanca para el cultivo de hongos y lo transformaron en biofertilizante, un producto innovador recomendado para la fertilización en horticultura.

Fuente: Agro Argentina


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La pregunta íntima que se hizo a sí misma Malena Sánchez sobre la chance de tener sexo con otra mujer

vie Ago 2 , 2019
La actriz de ATAV contó que es pansexual y explicó cómo se dio cuenta de que gusta de las personas, más allá de su género. Gracias a los avances en materia de derechos humanos y una especial atención a temas de género, en estos últimos años, muchas personas se animaron a “permitirse” […]